Crucero en velero: Menorca

Crucero en velero: Menorca

Vacaciones a Menorca del 15 al 21 de Agosto de 2020.

Embarcaciones: Nautitech 40 Open + Bavaria 34 Cruiser.

Una de mis pasiones es la isla de Menorca, declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1993, una isla llena de calas de agua cristalina, ideales para la fotografía submarina, espacios protegidos para aquellas personas a las que les gusta disfrutar de la naturaleza y su historia, repleta de huellas de la prehistoria y de los pueblos que a lo largo de la historia han ido conquistando y dominando esta hermosa isla.

Nuestro objetivo será conocer a lo largo de estas vacaciones en velero, su geografía, paisajes y curiosidades de Menorca, un lugar para soñar y disfrutar como en pocos destinos en el Mediterráneo occidental.

Día 1: ¡Empiezan las vacaciones en velero!

A la hora prevista, embarcamos en Barcelona (Port Olímpic), la mañana del sábado 15 de Agosto, somos un grupo grande, 14 tripulantes que nos vamos a dividir en dos embarcaciones. Navegaremos toda la semana con un catamarán Nautitech 40 Open y un velero monocasco Bavaria 34 Cruiser, fantásticos barcos para pasar la semana de vacaciones que tenemos por delante.

La tripulación compuesta por chicos y chicas jóvenes con ganas de disfrutar de la aventura de realizar la travesía de Barcelona a Menorca y explorar los rincones más populares de la isla.

Así que después de conocernos, acomodar camarotes, provisiones y demás, nos ponemos a navegar rumbo a la isla de Menorca.

Salimos de Barcelona con un tiempo increible, buena temperatura, mar en calma ideal para disfrutar de una tranquila travesía. La tripulación disfruta del sofisticado catamarán en el que vamos mientras que en el velero, los más aventureros se propusieron lanzar varias líneas de pesca por popa de los barcos para probar suerte y ver si pica algún pez.

Llega la noche y seguimos de travesía, adaptamos la velocidad y rumbo de los barcos para que el tiempo estimado de llegada sea sobre las 08:00.

Día 2: Amanecer arribando rumbo Menorca

Después de navegar toda la tarde y noche del día anterior, amanece y estamos muy cerca de la isla, hace horas que se avista tierra desde el barco.

Ponemos rumbo a Cala Algaiarens, dónde vamos a fondear para pasar toda la mañana y disfrutar de su fina arena blanca y aguas cristalinas.

Cala Algaiarens

A media tarde, ya habiendo reposado la comida, tras haber explorado la cala con los equipos de snorkel y y tras un merecido descanso tomando el sol, nos proponemos levantar el fondeo y dirigirnos a Cala Morell dónde pasaremos la siguiente noche fondeados.

Así que, levamos ancla y ponemos rumbo allí. Llegamos en pocos minutos, la distancia recorrida es pequeña, nos adentramos en Cala Morell, es curioso la forma de la cala, en forma de “L”, lo cual hace que esté muy protegida. Quedamos impresionados con los acantilados y sus formas peculiares, hay algunos barcos fondeados y gente haciendo snorkel visitando alguna de las cuevas que hay en la cala, impresiona el paisaje rocoso y la necrópolis talayótica que se encuentra allí mismo.

Cala Morell

Ya fondeados, llega la noche y la tripulación se dispone a bajar a tierra para cenar en uno de los restaurantes de la cala. Es una cala urbanizada donde se pueden encontrar diferentes servicios cómo restaurantes, bares, farmacias, contenedores dónde tirar la basura, etc.

Al fondo de la cala, hay un pequeño embarcadero, ideal para trasladar a la tripulación a tierra con la embarcación auxiliar.

Después de haber disfrutado de una deliciosa cena en el restaurante Ivette Beach Club, vamos a buscar a la tripulación para volver al barco y disfrutar de unos cocktails y un poco de música relajante antes de ir a dormir.

Día 3: Tras el desayuno la aventura continía hacia el arenal de s’Aigua Dolça

Amanecemos fondeados en Cala Morell, un buen desayuno, algún tripulante que aprovechó para darse un chapuzón y nadar por la cala a primera hora de la mañana, y nos disponemos a seguir con la ruta. La próxima parada será el arenal de S’Aigua Dolça.

Vamos a pasar el día allí, porque viendo la previsión del viento para el día de hoy (viento del Sur), deberemos pasar la noche a resguardo y lo vamos a buscar por las calas de la cara Oeste de la isla, por la zona de Ciutadella.

El día es fantástico, soleado con un suave viento de componente sur.

Baño en Sa Dolça

Llega la tarde, y la previsión se cumple. El viento empieza a subir y las olas hacen algo incómodo en fondeo por lo nos dirigimos al encantador puerto natural de Ciutadella, una autentica maravilla! Para velero encontramos amarre en Port de Ciutadella, pero para el catamarán es imposible, no hay amarres disponibles para barcos de esa manga, así que el lugar más adecuado para pasar la noche es en Cala Des Degollador, dónde encontramos refugio gracias al dique de contención del puerto comercial de Ciutadella y de la propia configuración de la cala.

Una vez que nos aseguramos que el fondeo es correcto, la tripulación se dispone a bajar a dar un paseo y cenar por el puerto de Ciutadella.

Ciutadella es una ciudad con un aire señorial, el legado cultural y la influencia inglesa se deja sentir por todos los rincones de su casco histórico de Ciudadela el cual evoca pasión y sensualidad. Sin duda no podíamos perdernos una visita por sus callejuelas y disfrutar de la Catedral, plaza del Borne o la Plaza de la Esplanada, sin olvidarnos del propio puerto un auténtico espectáculo de luz y color al atardecer, el cual se transforma con una movida vida nocturna gracias a bares y restaurantes.

Día 4: Rumbo al hacia el sur-este

Después de pasar una más movida de lo normal debido al viento y corriente que entraba en la cala, con las tripulaciones despiertas, nos disponemos a continuar la travesía.

Para el día de hoy tenemos previsto visitar Cala Turqueta y acabar el día fondeados en Cala Macarella.

Así que ponemos rumbo hacía el Cap d’Artrutx dónde comienza la cara Sur de la isla de Menorca. 

Una travesía de un par de horas y llegamos a Cala Turqueta, una de las calas más famosas y conocidas de Menorca,  cala virgen de arena fina blanca y agua turquesa.

Pasamos parte del día allí y a media tarde nos trasladamos a una cala próxima en la que vamos a pasar la siguiente noche.

La siguiente cala es de las que no te puedes perder si visitas Menorca desde el mar, Cala Macarella y Macarelleta. Espectaculares por su entorno, fina arena blanca y agua color turquesa. Es una cala bastante amplia donde frecuentan los barcos para pasar la noche allí.

Llegamos, cogimos sitio y fondeamos los dos barcos abarloados entre sí para pasar la noche. ¡Nada como el fondeo de 2 embarcaciones abarloadas en una cala de aguas tranquilas, la diversión y la fiesta está garantizada!

Día 5: Disfrutando de Menorca y sus aguas

Hemos pasado la noche en Cala Macarella y hoy toca disfrutar de ella! El día es espectacular, aprovechamos y con los equipos de snorkel comenzamos a nadar a lo largo de la cala explorando los rincones que nos ofrecen sus increíbles acantilados.

Cala Macarella

Alguno de los chicos se han acercado hasta la orilla de Macarella con los escarpines puestos, para realizar el camino que te lleva a Cala Macarelleta. Un camino entre el bosque y excavado en la roca que une las dos calas entre sí. 

Desde ese camino se puede fotografiar la cala desde una cierta altura en la que da la sensación que las embarcaciones fondeadas están flotando en el aire. Desde tierra podemos apreciar la belleza de Menorca en toda su magnitud. Sin duda es el mejor lugar para darte cuenta de lo maravilloso que es este destino en velero.

Cala Macarella

A media tarde, después de pasar la mañana fondeados, proseguimos con la travesía. Tenemos que acercarnos a alguna cala cerca del aeropuerto de Maó para desembarcar a una tripulante que acaba aquí sus vacaciones.

Navegamos casi toda la costa Sur de la isla y nos acercamos a Cala Binidali dónde vamos a efectuar el desembarque. Con los barcos a la deriva, a cierta distancia de seguridad de la costa, arriamos la embarcación auxiliar y llevamos a la tripulante hasta la orilla para que pueda coger el taxi que la llevará al aeropuerto. ¡Desembarco a pie de pista de aterrizaje! Después de esta maniobra, seguimos nuestra derrota con el siguiente destino a la fabulosa Isla del Aire.

Isla del Aire, Menorca

Esta isla es un islote situado frente a la costa sudeste de Menorca, concretamente frente a Punta Prima.

Llegamos allí y nos disponemos a buscar un lugar habilitado para el fondeo. Esta maniobra debe de ser autorizada por el personal que gestiona la zona declarada Reserva Marina. Al llegar allí contactamos con el responsable del lugar (personal a bordo de una embarcación neumática) el cual nos conduce hasta el lugar dónde está autorizado el fondeo. Un fondeo en roca y a una profundidad de 8 metros, así que antes de realizar la maniobra, preparamos un cabo largo más un boyarín que nos hará la función de orinque.

Una vez fondeados, acabamos de pasar la tarde, el sol comienza a caer y las embarcaciones que pasaron el día allí comienzan a marcharse. Llega un momento en el que en todo el perímetro del islote solamente nos encontramos nosotros, la sensación de estar en aquel lugar tan maravilloso, sin nadie más alrededor nos daba la sensación de estar en un lugar remoto, el entorno era maravilloso, y la puesta de Sol se iba produciendo. Fue un momento espectacular, el momento clave de toda la travesía. Al caer el sol, se pone en funcionamiento el faro que hay en la isla el cual ofrece un cálido manto de luz cuando cae la noche.

Puesta de sol a bordo: Sunset party!!

Día 6: La costa Norte de Menorca

Amanecemos en L’illa de l’Aire y pronto, a primera hora de la mañana nos disponemos a zarpar del lugar ya que se espera viento del Este y la isla no nos proporcionará resguardo.

Ya en navegación, ponemos rumbo a pasar toda la costa este y norte de la isla donde queremos llegar hasta la Playa de Cavalleria, lugar donde pasaremos la tarde.

Una navegación placentera, donde la tripulación aprovecha para descansar de toda la actividad de la semana. Por el costado de babor podemos observar toda la orografía de la isla, l’Illa des Colom, el faro de Favaritx, la entrada a la Bahía de Fornells y por último el Cabo de Cavalleria donde lo rodearemos para ya adentrarnos en la cara Norte de la isla.

Menorca desde la cocina del velero

Llegamos a la Playa de Cavalleria, una playa muy extensa, virgen con el fondo de arena rojiza donde fondeamos para pasar lo que queda de día.

Playa de Cavalleria, Menorca

Desde allí ya nos disponemos, justo después de cenar a emprender el viaje de vuelta hacia Barcelona, el punto de partida.

Tuvimos una semana espectacular, la meteorología acompañó en todo momento, excepto en dos ocasiones que tuvimos que adecuar la navegación al viento que se generó, en general, muy contentos de la semana que pasamos. Pudimos navegar circularmente toda la isla, no encontramos excesiva afluencia de embarcaciones en las playas y Menorca siempre es un destino fascinante para disfrutar a bordo de un velero y en una vacaciones en barco.

Un destino al que no hay que dejar de ir y que en esta ocasión nos hemos dejado tanto lugares por conocer!! ¿Nos acompañas en la próxima?

Enlaces de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *