Escapada a Costa Brava del 09 al 14 de Julio de 2020

Escapada a Costa Brava del 09 al 14 de Julio de 2020

Embarcación: Júlia Desè (Nautitech 40 Open).

Dicen que lo mejor para transmitir una emoción es hacer que con las palabras las personas participen de ellos. Por ello, mi intención cuando me planteé hacer un post de un crucero como este, es haceros sentir lo que yo he sentido.

¿Cómo hacer sentir la experiencia de un crucero por por aguas de la Costa Brava? ¿Qué palabras utilizar para describir lo que sentimos a lo largo de aquellos días?

Soy Dennis, patrón de BDA Sailing Experience y responsable del Club de Navegación y de la Escuela Náutica, y si me ciño a los tópicos… ¡lo mejor sería empezar con un video! (por aquello que una imagen vale más que mil palabras)

Video Crucero Costa Brava

Día 1: Empieza la aventura

Por la tarde del Jueves 09 de Julio, embarcamos a bordo de un catamarán Nautitech 40 Open, en Barcelona (Port Olímpic), somos 6 tripulantes, y los nervios por salir nos hacen que rápidamente repartamos camarotes, acomodemos y estibemos todo el equipaje, provisiones y tablas de paddle surf.

Tras esto, en cubierta, repasamos el plan de viaje, los posibles puntos donde pasaremos las noches, etc.

Nuestro catamarán

La tripulación tiene ganas de recorrer millas y explorar la Costa Brava Norte, el plan inicial es llegar hasta Portbou. ¡Tenemos todo listo, nos ponemos en marcha! Salimos de Barcelona sobre las 19:00, navegamos con mar plana y una ligera brisa de Garbí (SE) izamos la vela mayor y navegamos con la ayuda de los motores. Una travesía tranquila a lo largo de la costa del Maresme, y comienza a anochecer a la altura de Blanes, dónde comienza la Costa Brava. Allí nos cruzamos con algunos barcos pesqueros, tenemos que estar muy atentos a las luces de navegación y al AIS para identificar hacia dónde se dirigen. Vamos a seguir navegando toda la noche, haciendo guardias entre la tripulación y yo para llegar bien pronto a la mañana siguiente a Cala Pedrosa.

Puesta de Sol: empezando nuestro crucero por la costa brava

Día 2: Llegada al paraíso

Amanece, y estamos a pocas millas de nuestro primer destino. Durante la noche hemos adecuado la velocidad del barco, calculando el tiempo estimado de llegada al destino al que queremos llegar. Ya con buena luz y habiendo descansado por el camino, nos acercamos a Cala Pedrosa, donde fondearemos para bajar a desayunar al restaurante que hay en ella.

Cala Pedrosa es una cala muy pequeña que pertenece al municipio de Palafrugell, el fondo es de piedra y de difícil acceso desde tierra. En la pequeña playa que hay podemos encontrar el Café Cala Pedrosa, un pequeño restaurante donde pararemos a desayunar. Llegamos a Cala Pedrosa sobre las 08:00, no hay nadie en la cala, ¡toda para nosotros!.

Situamos el barco y procedemos a fondear. Tiramos bastante cadena para que haya suficiente peso para que el barco no se mueva, ya que aunque no se debe hacer, vamos a bajar toda la tripulación a tierra. Las condiciones son muy buenas, no hay nada de viento y el mar está en calma total.

Cala Pedrosa

Una vez fondeados y comprobado que el barco se mantiene en el lugar que queremos, procedemos a bajar la embarcación auxiliar que llevamos y en dos viajes ya estamos todos en tierra. Varamos la embarcación auxiliar en la playa y la amarramos a unas piedras que hay en la orilla, ya estamos listos para llegar al restaurante y disfrutar del maravilloso lugar en el que estamos. Ya desayunados, volvemos al barco y ponemos rumbo a Cadaqués, por delante tenemos una travesía de unas 30 millas. Llegamos a Cadaqués a primera hora de la tarde, entramos en la bahía y solicitamos amarre para pasar la noche en unas de las boyas allí instaladas. Una vez realizada la maniobra de amarre en boya, aprovechamos para descansar, asearse, jugar unas partidas de cartas, etc.

Fondeo en Cadaqués, Costa Brava

Al llegar la noche bajamos al pueblo a cenar. En la bahía hay servicio de barco-taxi para los barcos amarrados pero utilizaremos nuestra embarcación auxiliar para llegar hasta la orilla. Hay un pequeño embarcadero donde se puede dejar amarrada la embarcación auxiliar. Para cenar vamos al restaurante Es Baluard, donde hacen una graellada de pescado increible!

Atardecer en Cadaqués

Día 3: Cap de Creus

Amanece el día con fuerte viento de Tramuntana (N), nuestra idea era navegar hacia el Cap de Creus y llegar a Portbou, analizamos el parte meteorológico y aunque no es extremadamente fuerte vemos que va a soplar la Tramuntana durante todo el día y va a ser complicado llegar al destino que nos hemos propuesto. Preparamos el barco, y nos decidimos a probar de llegar a Portbou. Salimos de la bahía de Cadaqués y navegamos bien pegados a la costa ya que la orografía del terreno nos resguarda del viento. Llegamos al Cap de Creus y nos proponemos a pasar por el Freu de sa Clavaguera, allí ya no encontramos resguardo de la costa y notamos una fuerte corriente en contra que nos dificulta bastante avanzar en nuestra derrota. Estamos expuestos directamente al fuerte viento de Tramuntana, el oleaje comienza a ser considerable y las condiciones se ponen duras, imposible avanzar, descartamos la opción de llegar a Portbou, así que la mejor opción es dar media vuelta y ponernos popa al viento y al mar, a correr el temporal.

Decidimos poner rumbo hacia el Sur destino a Roses dónde estaremos resguardados del viento. La bajada hacia Roses es espectacular! Rizamos velas y navegamos de largo con el viento a 150º por la aleta de estribor. El barco rápidamente aumenta la velocidad hasta alcanzar velocidades punta de 12 nudos. Llegamos al Cap Norfeu, caemos rumbo a estribor y encontramos resguardo del viento y mar, parece que pasamos del infierno al cielo en cuestión de 300 metros. Sol, mar plana y a resguardo del viento, todavía tenemos toda la tarde por delante, así que nos dirigimos a pasarla fondeados en la espectacular Cala Montjoi. Fondeo, baño y a descansar un poco del ajetreo de la mañana. Cuando comienza a caer el Sol, levantamos el fondeo y nos dirigimos a pasar la noche al puerto de Roses.

Día 4: Desde Roses nos preparamos para la vuelta

Hemos pasado la noche amarrados en el puerto de Roses, y nos dirigimos a pasar el día a Cala Murtra, cala absolutamente virgen situada en el Parque Natural del Cap de Creus, con aguas cristalinas y fondo de arena ideal para fondear.

Cala Murtra

A primera hora de la tarde, después de haber pasado un magnifico día fondeados en Cala Murtra, levantamos el fondeo y ponemos rumbo a Begur, queremos llegar a última hora de la tarde a Sa Riera (Begur) dónde pasaremos fondeados la siguiente noche.

Café al timón rumbo hacia el sur

Durante la travesía, ponemos rumbo a pasar entre l’Estartit i les Illes Medes, archipiélago formado por siete islotes, lugar único en el Mediterraneo.

Illes Medes

Seguimos con la travesía y llegamos a nuestro destino, Sa Riera la cala más grande del municipio de Begur. Fondeamos el barco y acabaremos de pasar la tarde y la noche.

Atardecer en Sa Riera, Begur

Día 5: Explorando la Costa Brava sur

Después de una plácida noche fondeados en Sa Riera, el día amanece soleado, mar en calma, ideal para disfrutar del entorno. Bajamos el par de paddle surf que llevamos y nos disponemos a explorar los acantilados que tenemos delante, Punta d’es Pou. Pequeñas cuevas y rincones a los que sólo se puede acceder desde el mar.

Pasamos toda la mañana allí pero nos vamos a una cala próxima, Cala Sa Tuna, donde amarramos en boya y bajamos a buscar la comida “Take Away”, un increíble arroz a la cazuela del restaurante Es Furió, ¡delicioso! Después de comer, algunos disfrutan de la siesta, otros de un baño y a primera hora de la tarde, ponemos rumbo a nuestro siguiente destino, S’Agaró. Una travesía plácida, de nuevo el mar en calma y buena temperatura. Durante la travesía podemos contemplar las poblaciones de Tamariu, Calella de Palafrugell, el Castillo de Cap Roig y Palamós entre otras.

Llegamos a nuestro destino, la playa de Sant Pol de S’Agaró. Aquí pasaremos fondeados nuestra última noche.

Día 6: Despedida de la Costa Brava

Nos despertamos en S’Agaró, la noche ha sido increíble, tuvimos luna llena y la iluminación fue espectacular. Pasamos la mañana aquí, disfrutando de la cala, al ser poco profunda la temperatura del agua es ideal para el baño, nadar y hacer snorkel. Por la parte Sur de la cala encontramos fondo rocoso con alguna cueva y el sitio es ideal para explorar con el equipo de snorkel.

¡S’agaró al atardecer

Justo antes de preparar la comida, levantamos el fondeo y ponemos rumbo de vuelta a Barcelona, donde llegamos a última hora de la tarde para finalizar nuestro viaje. Como veis, ha sido un viaje con muchas millas recorridas, así lo quiso la tripulación y así lo hicimos. Tuvimos tiempo para todo, disfrutar de la navegación en el sensacional barco que llevamos, observar la belleza del pueblo de Cadaqués visto desde el mar, sufrir el azote de la Tramuntana tan típica del Cap de Creus, pasar cerca de las increíbles Illes Medes y visitar las mejores calas que íbamos encontrando por nuestro camino. Navegar en la Costa Brava es una experiencia siempre satisfactoria, aguas cristalinas, paredes rocosas, pueblos encantadores, historia.

¿Repetimos?

Enlaces relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *